Mis Encuentros con Carlos Monsiváis

Por: Efraín Gallardo

Como periodista y a mi paso por el desaparecido periódico Tribuna de Monterrey, tuve la suerte y oportunidad de charlar en repetidas ocasiones con el ensayista, cronista y narrador mexicano Carlos Monsiváis, en algunas ocasiones en forma exclusiva y en otras en conferencias de prensa que ofrecía en la Sultana  del Norte, a donde viajaba con mucha frecuencia.

Que sea este  breve y quizá pequeño homenaje al maestro Carlos Monsiváis (nacido un  4 de mayo de 1938 y  fallecido el 19 de junio del 2010), quien siempre tuvo muy firme su convicción de luchar  por los derechos de los más vulnerables, así como por los derechos de la diversidad de género , siempre conservando su  sentido crítico y ácido para expresar su descontento por las injusticias sociales.

El maestro Monsiváis sin  lugar a dudas tenía  un imán y un magnetismo por su carácter amable, la mayoría de las veces ,  aunque a la hora de escribir, su pluma siempre fue directa, certera y con una fuerte dósis de carga crítica,   contra los fenómenos literarios, sociales y culturales por los que luchaba, estos se veían amenazados, ya que siempre fue reconocido por su desacato al conservadurismo, al autoritarismo, así como también al orden establecido.

 Así era Monsiváis, como un caballero con armadura luchando quijotescamente no con los molinos, sino contra todo aquello que atentara con entornos sociales, literarios, culturales y políticos  enfocados  con su posición firme y definitiva a toda posición autoritaria.

 Recuerdo las charlas  recurrentes en las que siempre mostró su apoyo incondicional  por la lucha de la diversidad sexual  así como por los derechos de los animales. En infinidad de ocasiones era invitado a participar como activista de estas luchas , lo mismo como invitado, participante o como orador-conferencista no solo en Monterrey sino también a lo largo y ancho de toda la República Mexicana y en otros países, donde siempre encontró un importante eco,  por estas dos comunidades dispuestas a poyar lo mismo a los animales como aquellas personas  de movimientos  con los derechos de igualdad del género. 

De nadie es desconocido su gusto por la lucha libre  y los héroes de esta disciplina como El Santo y Blue Demon, entre otros y en sus pláticas, charlas y entrevistas sin lugar a dudas era también un apasionado y podían pasar  horas y horas y él siempre tenía mucha tela de donde cortar. Al hablar de este  tema era visible como le brillaban los ojos por debajo de sus lentes, ante el apasionamiento que estos temas representaban para él. Tanta era su pasión que  también escribió libros relacionados a esta actividad deportiva.

Los temas eran tan enriquecedores, que dificilmente existía alguno del cual no emitiera su opinión,  pues dada su categoría de escritor y periodista le daban cierta autoridad para emitir juicios de  los diversos temas de los que se le abordaban.

Se relacionó con los más importantes exponentes de disciplinas artísticas, literarias, culturales y políticas no solo de nuestro país  y recibió importantes reconocimientos de manos de colegas suyos de la talla de  Gabriel García Márquez, Elena Poniatowska, Carlos Fuentes, Leonora Carrington, José  Luis Cuevas ,entre otros, de quienes siempre mostró una entera admiración a la carrera de cada uno de ellos.

Monsiváis era un apasionado también de temas como el movimiento estudiantil de 1968  y en las charlas con él, siempre trató  de mantener vigente y que no quedara en el olvido este acontecimiento histórico, que difícilmente podría pasar desapercibido por quienes mantienen firmes sus convicciones  de apoyar también la lectura, la educación pública y los derechos de las minorias.

Su hablar era pausado, lento, pero espeso , cada  palabra que salía de su boca era un dardo fulminante y critico, Recuerdo que  otras de las temáticas que abordamos en las charlas tenían que ver  con  su apoyo a la despenalización del aborto y sin  importar enfrentarse al rechazo de  sectores muy conservadores, se proclamó abiertamente a la lucha en contra de la tauromaquia, lo que le permitió, sin lugar a dudas, continuar ganando más adeptos que coincidían con su manera de pensar y de actuar. 

 Aparte de aparecer constantemente en portadas de revistas importantes, en noticieros culturales y en programas especiales, Carlos Monsiváis, tuvo una muy productiva carrera escribiendo lo mismo en periódicos destacados de circulación nacional, como en revistas, suplementos y semanarios. Y para suerte y fortuna de quienes admiran su carrera existen numerosos volúmenes que  han sido editados  para conservar sus crónicas periodísticas.

 "Me gusta mucho la crónica, pero también disfruto muchisimo escribir ensayos relacionados con la cultura mexicana. A lo largo de mi vida como escritor y periodista he escrito en distintos géneros literarios , entre ellos incluyendo cuentos y fábulas",  declaró el escritor en uno de estos encuentros.

 Y para complementar este homenaje al maestro Carlos Monsiváis ,Joao Quiroz, mi buen amigo y ex-alumno del Taller de Periodismo que impartí en la Preparatoria No.1 de la UANL, escribió una carta dirigida al escritor, la cual reproducimos integramente a continuación.

 Carta a Carlos Monsiváis

Por: Joao Quiroz

 Señor Monsiváis, trataré de ser breve y sincero, he de decir que la mayoría de las veces no lo logro pero trataré. Para empezar quisiera decirle que no confío en la gente famosa y popular, ni en los que sonríen todos los días, ni en los bien portados, bien peinados, ni en los políticamente correctos, no soy discípulo de Bono, más bien voy por la senda de Bukowski, soy de los rudos, los adjetivos de perdedor, anarquista, izquierdista, inmaduro o inexperto son para mi la gloria, no creo en la inocencia de la clase política, ni en las instituciones ni en las ceremonias donde se tiene que usar corbata, creo que María Antonieta Pons es más sexy que Madonna y que definitivamente Blue Demón es mejor que el Santo; ¿Que a qué viene todo esto? a que con usted me resulta al revés, igual de lo que le digo pero al revés. Si bien no es el escritor o pensador más querido y popular de México tampoco negará que es bien recibido por la mitad de los mexicanos, la otra mitad son moralistas, derechistas o de esos que le tienen envidia, por eso no lo quieren, bueno no sé ni me importa, nadie lo sabe, el INEGI tampoco da ese dato y si lo tuviera lo maquillaría o lo ocultaría. Bueno la verdad es que yo lo quiero y lo respeto mucho, no tanto como a una canción de Lennon pero más que a una película de Cantinflas, bueno, a esas no las quiero ni las respeto pero supongo que usted entiende, aunque haga como que no.

Con todo esto me resulta increíble la trascendencia que ha adquirido su opinión, su palabra, a pesar de sus detractores, ¿será porque nos hace reír?, ¿será porque nos da en la madre y ni cuenta nos damos?, ¿será que nos da atole con el dedo?, ¿será que realmente hace falta alguien que diga las cosas sin tapujos pero con bases reales?. ¿será que las cosas son así?. ¿será que es más fácil estar en contra de todo para no equivocarse?. Bueno si así fuera ni usted, ni yo, ni los teporochos de las pulquerías ni los padres pederastas ni los falsos rockanroleros o los niños que ya no saben imaginar tenemos la culpa de que este mundo sea una basura, ¿o será que todos tenemos algo de culpa?, ¿será que cada uno de nosotros somos una pequeña basura que forma este mundo y lo hacemos así de feo? o ¿será que esa trascendencia y respeto se los ha ganado, además de ser muy inteligente, culto y “léido” por que usted descubre en nosotros esa extraña capacidad de reír y con eso, esa aun más extraña capacidad de ver las cosas como posibles y no tan terriblemente jodidas? yo no sé, yo le pregunto.

A todo esto, no sé si le importe cuanto lo queremos o escuchamos,¿le importa? digo usted no es budista, es humano, es mexicano y tiene sus debilidades, sus defectos, ¿apoco no es vanidoso? por supuesto que si,  pero bueno, no sigamos por ahí por que seguramente no terminará de leer mi carta.

La verdad, y en esto si soy sincero, no siento su partida, no por usted, lo siento por Dios que se dará de tumbos y no lo mandará al infierno solo por temor de que le enseñe algunos trucos y estrategias al pobre satanás tan jodido y reprimido allá abajo, o quizá termine por agradecerle su buen humor y con este saque de la depresión terrible en que cayó su hijo, quizá le saque la vuelta, o quizá se hagan buenos amigos y se rían juntos al vernos olvidar quienes somos, cuchicheando entre los dos presumiendo de sus buenas memorias y sus miles de datos a la orden del día, en fin ese no es mi asunto, yo ni en Dios creo, lo que si creo es que no se perderá de mucho maestro, este mundo seguirá igual, quizá un poco más aburrido, más desencantado, ya no habrá un “reload” de la familia Burrón, y no hay Teletón que pueda juntar para un nuevo Pachuco de oro, menos un Flaco de oro, aunque no dudo que se pueda construir un nuevo becerro de oro, que cosas ve uno en este mundo. ¿verdad?.

Sr. Monsivais quiero decirle que en la casa de mi madre no es bienvenido, que yo no quise ir a saludarle allá por el 1996 por que se me hacía muy hipócrita de su parte recibir tan buen trato de las universidades y estudiantes de Monterrey cuando se suponía que usted era de esos escasos héroes que para hablar con ellos había que seguirles la huella en los bares, quiero decirle que todo esto son patrañas... ni usted ni nadie tiene que ser como se supone que son los personajes que luego terminamos siendo, no por ser famoso debe dejar de cometer errores, peor se me hace construir mitos con mentiras, quiero decirle que me da gusto que lo hayan cremado, porque si es triste su partida, más triste es la rapiña.

 No se enoje, para bien o para mal, sabemos que nunca esperó homenajes o reconocimientos, sabe que de ahora en adelante se hablará más de usted y probablemente hasta yo compre sus libros, y no solo baje los E-books, de ahora en adelante los bares, los cafés, las peñas y los museos organizarán lecturas, pláticas, discusiones, borracheras, meriendas, intercambio de barajitas, mesas redondas sobre quién sabe más sobre usted, harán algo que tenga que ver con usted y Alfonso Reyes o cualquier otra cosa estilo regio y que incite al consumo, aunque sea no cover, harán eventos donde se vean bien a las instituciones y los participantes, le escribirán cartas mejores y peores que esta, incluso yo haré mi playera con su imagen y mi monito de plastilina todo despeinado y canoso; pondré su foto a un lado de la de Pedro Infante y Tin-tán, aun lado de Lennon, Kerouac y Diego Rivera, no se enoje, así tenía que ser, es lo que pasa cuando alguien trasciende, es lo que pasa cuando alguien se arraiga en rol diario de la sociedad, es lo que pasa cuando alguien le da voz e identidad primero a sí mismo y luego a los que no estamos de acuerdo con las mayorías, no se enoje, mejor ríase así como usted sabe, porque a fin de cuentas nada se puede cambiar, le guste o no, además, a eso se arriesgaba con cada letra que escribía, quién se lo manda andar siempre entre la bola, quién se lo manda ser la bola, quién se lo manda "ser tan chingón".

 

 

® Tu Vox Tv | ® Radio tu Vox. Todos los derechos reservados 2012. | Calle Emilio Carranza 247. Col. Centro. Monterrey, Nuevo León 6400
tuvoxtelevision@gmail.com www.tuvoxtv.com - Teléfonos (81) 1936.8801  | (81) 2316.1009

Logo